.

Sofás y muebles rosas: ¿Sí o no?

    Decoración    0 Comentarios
Sofás y muebles rosas: ¿Sí o no?

Seguramente habréis visto en revistas, en redes sociales, en programas de televisión y en tiendas de muebles cómo van aflorando algunos sofás de color rosa, así como algunos muebles auxiliares de color rosa

Hoy vamos a centrarnos en ese tema, vamos a ver qué tonos de rosa favorecen más según qué tipo de decoración y cómo combinarlo con el resto de muebles y textiles para que quede todo armonioso.

Sofá Rosa

Escoger un sofá rosa puede parecer una opción un poco arriesgada y que se sale de lo normal, pero si escogéis un tono de rosa claro, no tiene por qué quedar mal. Si os fijáis en la imagen de arriba, el sofá chaise longue de color rosa luce muy bien en un ambiente moderno, al que aporta algo de calidez y suavidad, rodeado por tonos grises, marrones y metalizados, ya sea plateado, dorado o bronce. 

Aparador rosa

Si hay un mueble de salón que nos tiene enamorados, ese es sin duda el aparador Waldorf de color rosa, el que veis en la imagen de arriba. Tiene un aire algo retro por sus formas y sus tiradores dorados, pero al mismo tiempo es glamuroso y coqueto. Para no empachar un ambiente vintage con un aparador de este tipo, queda mejor en decoraciones algo más naturales y orgánicas con un toque chic, rodeado de marcos dorados, plantas tropicales, butacas de rafia o de mimbre… 

Sillas y butacas rosas

¿Un sofá o un aparador en rosa os parece demasiado? Pues siempre podéis introducir este color poquito a poquito, por ejemplo, con unas sillas de comedor tapizadas en rosa palo con aire retro, que gracias a sus patas en madera clara la hace quedar bien en ambientes nórdicos para darle un poco de calidez, como la que vemos en la imagen de arriba, que es el modelo Hollywood.

En el caso de que deseéis subir un poquito más el nivel de rosa de la estancia, lo conseguir mediante una butaca de color rosa, quedará fabulosa al lado de un sofá de un tono más neutro, por ejemplo, uno de color beige, o para darle vida a un sofá algo más oscuro, como uno marrón o uno negro. 




¿Cómo combinar sofás y muebles de color rosa?

Si os fijáis, todas nuestras propuestas giran en torno a sofás, sillas, butacas y muebles de un color rosa claro, en especial, de un rosa palo, ya que es un color elegante, suave y fácil de combinar, no como un rosa chicle o un rosa fucsia, que podría resultar estridente y de difícil armonía.

Por lo tanto, los muebles de color rosa palo quedan bien con colores neutros como el gris, el beige, el crema el arena, así que apostad por esos colores en los textiles y el resto de muebles que les rodeen.  Cuidado con combinarlo con el blanco, puede dar un aspecto de helado de fresa y nata que quizás no sea el más idóneo.

En cuanto al resto de accesorios, como lámparas o espejos, no hay nada como el oro viejo para el rosa, aunque el bronce tampoco le va nada mal. 


Esperamos que después de leer este artículo os hayáis animado a añadir un toque rosa a vuestro hogar, ya que le vais a conseguir un ambiente chic y glamouroso sin que sea demasiado dulce, solo lo justo, o vais a crear un contrapunto suave y acogedor a una estancia nórdica o moderna para que no resulte tan fría e impersonal.

Suscríbete al newsletter

Suscríbete ahora y recibe nuestro boletín mensual